miércoles, 21 de octubre de 2015

Las preguntas de la Semana Nacional de Educación Financiera

Como cada año, Buró de Crédito recorre cada Estado de la República otorgando conferencias de educación financiera gratuitas a universidades, empresas, asociaciones, sindicatos, etcétera. Parte de las actividades incluye nuestra participación en la Semana Nacional de Educación Financiera (SNEF) de la Condusef que tiene lugar a lo largo y ancho de la República.


Durante la SNEF que acaba de concluir visitamos 6 ciudades en 5 Estados; a continuación compartimos las preguntas más frecuentes que el público nos hizo al concluir cada conferencia. Abajo de cada una viene también la respuesta.

¿Por qué estoy en Buró de Crédito si siempre pago bien?

Respuesta: Uno ingresa a Buró de Crédito desde el momento en que solicitas tu primer crédito. En ese momento se crea un historial crediticio; estará prácticamente en blanco hasta que te otorguen el crédito y se empiecen a reportar todas las decisiones (buenas o malas) que tomes en el manejo de cada uno de tus créditos.

¿Cómo le hago para salir de Buró de Crédito?
Respuesta: Estar en Buró de Crédito es bueno y completamente normal. Es muy deseable que tengas un historial creditito para no ser un desconocido para el sistema financiero. Estar en Buró mejora tus probabilidades de obtener un crédito. Si estamos hablando de la eliminación del registro del historial ponemos la fecha estimada en el Reporte de Crédito. Que se elimine la información no quiere decir que la empresa que te prestó te haya perdonado la deuda, sigues debiendo.

¿Son ciertos los anuncios y las páginas en línea que dicen poder sacarte de Buró?

Respuesta: Son un fraude; vas a perder tu dinero y podrías estar exponiendo tu identidad.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi historial en Buró de Crédito?

Respuesta: De preferencia ponerte al corriente en tus pagos o liquidar el total del adeudo. Si el motivo del no pago es porque no te alcanzan tus ingresos lo que debes de hacer es dejar de contraer más deuda y enfocarte a lo que ya tienes. Reestructura tu adeudo, busca a la empresa que te presta y pregunta por esta opción que es un cambio el las condiciones del crédito. Otra opción es pagar una quita (pago parcial de la deuda) esta opción no es tan buena porque no pagarás el total y eso se verá también en tu historial. No pagar es la peor opción porque genera un historial poco atractivo e intereses.

¿Qué hago si no estoy de acuerdo con el contenido de mi Reporte de Crédito?

Respuesta: Ingresas una Reclamación en www.burodecredito.com.mx. Buró pasará tu queja y la documentación que envíes a la empresa que generó el registro. Si el fallo sale positivo Buró de Crédito modifica o elimina el registro. Si el fallo no es favorable Buró te envía la evidencia que le hayan dado para justificar que el registro es correcto. Si la empresa que generó el registro no contesta a tiempo tu Reclamación, Buró de Crédito modifica tu historial a como se lo hayas pedido. Dos Reclamaciones al año son gratis.

¿Dónde se puede obtener el Reporte de Crédito?


Respuesta: Lo puedes pedir gratis una vez cada doce meses en www.burodecredito.com.mx, llamando al 01(55)-5449-4954 o en cualquier Delegación de Condusef en el país presentado identificación oficial vigente. 

¿Tienes alguna otra duda? 
Contáctanos en redes sociales: 

lunes, 5 de octubre de 2015

Más de una opción para comprar un auto


Para comprar un vehículo existen varias formas. Una podría ser al contado, es decir pagar la totalidad del automóvil en una sola transacción. Si eliges esta opción puedes ahorrar dinero por no tener que pagar los intereses que si son parte de un crédito.


La segunda opción que hay para realizar la compra es a través de uno de los esquemas de financiamiento que existen, pero primero recuerda que todo buen crédito nace a partir de saber si tenemos los recursos económicos necesarios para pagar puntualmente todos los meses.

Otro punto esencial es que el coche que compres cumpla con tus necesidades de transporte, seguridad, comodidad y rendimiento. Recuerda también que hay costos adicionales que tomar en cuenta como la compra de un seguro, los mantenimientos, la tenencia (depende de las políticas del Estado donde vivas), etc. 


Si decides que el crédito es tu mejor opción puedes acudir, por ejemplo, a un banco o directamente con las agencias automotrices. Bien vale la pena comparar los esquemas, plazos y costos que cada una te ofrece para elegir el que más te convenga.

Generalmente, para tramitar tu crédito necesitarás tener una cuenta bancaria abierta, comprobante de identificación oficial, comprobar ingresos, tener un historial atractivo en Buró de Crédito, o contar con un aval (alguien que se haga responsable del crédito en caso de que no cumplas con los pagos). 


Otra opción es el arrendamiento (leasing); un instrumento a través del cual una empresa arrendadora compra el coche y concede su uso a otra (arrendatario o cliente), durante un plazo forzoso a cambio de una renta que las partes fijan por un tiempo determinado.


Esta renta, incluye cosas como: el seguro, los costos de investigación para el crédito, las comisiones, placas y tenencia, etc. Ojo que estos pueden variar según cada empresa.


Una vez que termina el plazo, tú (el arrendatario/ cliente) tienes la opción de devolver el vehículo a la arrendadora o comprarlo, pagado un monto que, por lo general, ya está establecido en el contrato. 


A diferencia de comprar un coche al contado, con el arrendamiento estarás obligado a darle el mantenimiento necesario en agencia. Adicionalmente, no podrás modificarle o cambiarle nada al automóvil. 


Una opción diferente es el autofinanciamiento; no es un crédito sino un sistema de comercialización de automóviles que consiste en la formación de grupos de personas que aportan periódicamente dinero para que las administre un tercero durante un tiempo determinado. Las aportaciones que realizan cada mes los integrantes del grupo son administradas a través de un fideicomiso bancario. Con el dinero que se recaudó cada mes este tercero compra varios coches que les serán entregados a los integrantes del grupo. 


¿Y cómo saber si te darán un auto a ti? Bueno, hay tres maneras en la cual se asignan los coches: por sorteo, por subasta, o por pago puntual o antigüedad.

Una vez adjudicado el automóvil, podrás terminar de pagarlo en el plazo elegido, mediante pagos congelados. 

Como puedes ver, opciones hay muchas. Solamente falta que elijas la mejor opción para ti.

Recuerda consultar en nuestra página www.burodecredito.com.mx tu Reporte de Crédito Especial para que conozcas cómo está tu historial.