martes, 19 de mayo de 2015

Conoce las tres formas de pagar tu tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito es una valiosa herramienta para tus finanzas personales. Lo primero que necesitas saber es que no se trata de un ingreso adicional para ti, sino de un crédito, es decir, recursos que deben ser pagados con interés en un plazo bien definido.

Una  tarjeta de crédito es muy diferente a una tarjeta de débito. La tarjeta de débito se encuentra ligada a tu cuenta de ahorro o de nómina en un banco. Cada vez que la usas, el dinero de tu propia cuenta es utilizado para pagar el consumo. Es decir, se retira dinero de tu cuenta para pasarlo a la cuenta de la tienda en la que realizas el consumo. El límite hasta el cual puedes usar la tarjeta de débito está marcado por la cantidad que tienes en la cuenta a la que está ligada. Con ella, tus consumos no generan un adeudo y por lo tanto no implican la asignación de intereses. Visto de otra forma es como pagar con el dinero que tienes disponible en tu cuenta sin usar efectivo.

En cambio, cada vez que usas la tarjeta de crédito, el dinero utilizado para pagar no sale de tu propia cuenta sino que es proporcionado por la empresa que emitió la tarjeta. Es decir, el emisor de la tarjeta cubre este consumo y más tarde tú tienes que pagarle a él. La cantidad de la que puedes disponer en una tarjeta de crédito se conoce como límite de crédito y es acordada con el emisor de la tarjeta al inicio del contrato. Los consumos que realices con una tarjeta de crédito pueden generar un adeudo que implica la asignación de intereses.

Por eso es importante que conozcas con toda claridad tres fechas importantes:

• La fecha de inicio. La mayoría de las tarjetas de crédito llevan el registro de tus consumos a lo largo de periodos de 30 días. Por eso es muy importante conocer la fecha a partir del cual comienza a correr el periodo.
• La fecha de corte. Es la fecha en la que se completa un periodo de 30 días.
• La fecha límite de pago. Es el último día en que puedes pagar el consumo realizado con la tarjeta de crédito en el periodo anterior.
Desde luego, al llegar la fecha límite de pago tienes al menos tres opciones:

1.- Pagar sólo lo mínimo. De acuerdo al total de los consumos que hayas realizado en el mes la emisora de la tarjeta hace un cálculo de la cantidad mínima que necesitas cubrir para estar al corriente con el pago.

2.- Pagar más del mínimo. Si cubres una cantidad mayor al pago mínimo, la cantidad sobre la que se generarán intereses será menor. En este caso podrás pagar el adeudo en menor tiempo y la cantidad que pagarás al final será menor que si solo hubieras realizado los pagos mínimos

3.- Pagar la totalidad. Si pagas la totalidad de los consumos realizados durante el mes con la tarjeta de crédito no tendrás que pagar intereses por ellos. Aquí es importante recordar que aunque no paguemos intereses es necesario cubrir las comisiones o cuotas establecidas en el contrato de la tarjeta. Aquí es importante recordar que aunque no paguemos intereses es necesario cubrir las comisiones o cuotas establecidas en el contrato de la tarjeta.


Finalmente, recuerda que todas tus decisiones en el manejo de tu tarjeta de crédito se verán reflejadas en tu Reporte de Crédito en Buró de Crédito, por lo que conviene ser siempre un pagador puntual. Si te atrásate en alguno de tus pagos, ponte al corriente lo más pronto posible para que entonces se pueda actualizar tu información y aparezcas nuevamente como alguien que está al corriente en sus pagos.

lunes, 11 de mayo de 2015

Ojo con los defraudadores que prometen sacarte de Buró

Lamentablemente existen personas que en vez de buscar un trabajo honrado se deciden por vivir del engaño y la estafa.

Tanto en páginas de avisos oportunos como también en Internet existen un sinnúmero de charlatanes que buscan víctimas todos los días.

Por ejemplo, realizando una búsqueda en la red se pueden encontrar sitios fraudulentos de todo tipo, incluyendo aquellos que ofrecen “limpiar” borrar o modificar tu información en Buró de Crédito.

Para brindarte el supuesto servicio, piden que previamente les realices una pago a una cuenta bancaria a nombre de una persona física.

Estos sitios ofrecen además asesoría en línea a través de “chats”, que en realidad están configurados para dar respuestas automáticas, pues no existe ningún “ejecutivo” al otro lado de la línea.

Estas páginas buscan engañarte para obtener dinero por un servicio que no tienen forma de proporcionar. Además de pedirte el dinero, te solicitarán información personal tuya y copia de documentos personales para extraer datos sensibles sobre ti a fin de robarte la identidad, es decir, buscan utilizar la información confidencial que les diste para hacerse pasar por ti. Así, por ejemplo, podían tratar de tramitar documentos o créditos o tu nombre.

Es importante que todos sepamos que los registros en un historial de Buró de Crédito se eliminan de forma automática. Buró de Crédito incluye la fecha estimada de eliminación dentro de tu Reporte de Crédito al cual puedes pedir gratuitamente una vez cada 12 meses en www.burodecredito.com.mx

Otra forma en la que se puede eliminar o modificar un registro es ingresando una Reclamación ante Buró de Crédito por algún dato con el que estés en desacuerdo. Si el fallo te es favorable o si el otorgante del crédito no contesta tu Reclamación, Buró de Crédito podrá realizar la corrección y te enviará un historial nuevo y actualizado. Por ley puedes ingresar dos Reclamaciones al año sin costo. Este trámite también se puede hacer directamente en la página antes mencionada. Alternativamente, puedes contactar a Buró de Crédito llamado al 01(55) 5449 4954 o desde el Interior de la República al 01800 640 7920.

Para ayudarte a evitar caer en engaños o estafas, no proporciones datos personales o de tus tarjetas en sitios sospechosos. Tampoco realices depósitos a ninguna persona o empresa que ofrezca “eliminarte de Buró de Crédito”, “actualizar tu situación” o “desbloquear tu Buró de Crédito”.

No respondas a solicitudes realizadas vía telefónica o correo electrónico que te pidan proporcionar tus datos personales o financieros, aun cuando tengan apariencia de provenir de empresas reconocidas. Tampoco abras archivos adjuntos en correos sospechosos pues pueden contener virus.

Si tienes redes sociales, limita la información que subes sobre ti y fortalece los filtros de privacidad y actualiza tu software contra virus informáticos.

En el mundo físico, protege y no dejes al alcance de los demás documentos que contengan tu información personal y de crédito. Cuando vayas a desechar alguno, primero tritúralo.

Finalmente te recomiendo consultar frecuentemente tu Reporte de Crédito en www.burodecredito.com.mx y revisar tus estados de cuenta. No olvides complementar estas medidas de seguridad  con las alertas que ofrecen Buró de Crédito y los bancos.