martes, 22 de diciembre de 2015

miércoles, 4 de noviembre de 2015

¿Qué son los corresponsales bancarios?

Los corresponsales bancarios son establecimientos o negocios autorizados para actuar a nombre y por cuenta de alguna institución bancaria, con el propósito de que las personas puedan realizar algunas transacciones financieras cotidianas, de manera más fácil y accesible.

Al respecto, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) indica que las siguientes operaciones se pueden realizar en supermercados, tiendas de conveniencia, misceláneas, oficinas de telégrafos, farmacias, restaurantes y gasolineras, entre otros:
  • Retiro de efectivo. El titular de la cuenta, puede retirar hasta 7,500 pesos.
  • Cobro de cheques. Hasta la cantidad de 7,500 pesos, a cargo del propio banco.
  • Hacer depósitos en efectivo o con cheque emitido por el banco en cuentas propias o de terceros; hasta 20,000 pesos.
  • Pagar créditos a favor de la institución o de otra en efectivo, con cargo a tarjeta de crédito o débito o con cheque.
  • Realizar el pago de servicios (ej. agua, luz, teléfono, predial) en efectivo, con cargo a tarjeta de crédito o débito, o bien con cheques emitidos por el propio banco.
  • Consultas de saldos y movimientos de cuentas.

Cabe precisar que no todos los corresponsales manejan todas las operaciones bancarias, por lo que le recomiendo verificar con su banco cuáles de éstas si aplican, así como las condiciones del servicio y el cobro de comisiones por cada transacción.

En caso de que quiera presentar aclaraciones o quejas, derivadas de operaciones realizadas por medio de los citados comisionistas, es importante señalar que los bancos, a través de los corresponsales, deben proporcionarle la información suficiente para que conozca el procedimiento.

Para ello, deben poner a disposición de sus clientes en el establecimiento, entre otra información, la relativa al número telefónico y correo electrónico de la Unidad Especializada de Atención a Usuarios (UNE) con la que el banco debe contar, así como del centro de atención de la institución.

Para realizar operaciones bancarias con algún corresponsal, la CONDUSEF recomienda tomar en cuenta las siguientes recomendaciones:
  • No entregar por escrito el NIP al cajero o encargado del comercio y deberá teclearlo de manera personal en el dispositivo.
  • Exigir el comprobante de la operación.
  • Si consulta el saldo de la cuenta o tarjeta en un comercio, se debe fijar que el operador no emita un duplicado del comprobante.
  •  El comercio no puede obligarle a que compre algún producto para hacer la operación bancaria.

La comisión por la operación que realice debe reflejarse en el mismo comprobante de la operación o en el estado de cuenta correspondiente.

Para conocer un listado de todas las instituciones financieras debidamente autorizadas por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) para proveer al público de los diferentes servicios financieros visite la página de Internet de la CONDUSEF www.condusef.gob.mx


Es muy importante tener relaciones financieras solamente con instituciones autorizadas ya que estas ofrecen la mayor seriedad y seguridad para usted y su dinero.

miércoles, 21 de octubre de 2015

Las preguntas de la Semana Nacional de Educación Financiera

Como cada año, Buró de Crédito recorre cada Estado de la República otorgando conferencias de educación financiera gratuitas a universidades, empresas, asociaciones, sindicatos, etcétera. Parte de las actividades incluye nuestra participación en la Semana Nacional de Educación Financiera (SNEF) de la Condusef que tiene lugar a lo largo y ancho de la República.


Durante la SNEF que acaba de concluir visitamos 6 ciudades en 5 Estados; a continuación compartimos las preguntas más frecuentes que el público nos hizo al concluir cada conferencia. Abajo de cada una viene también la respuesta.

¿Por qué estoy en Buró de Crédito si siempre pago bien?

Respuesta: Uno ingresa a Buró de Crédito desde el momento en que solicitas tu primer crédito. En ese momento se crea un historial crediticio; estará prácticamente en blanco hasta que te otorguen el crédito y se empiecen a reportar todas las decisiones (buenas o malas) que tomes en el manejo de cada uno de tus créditos.

¿Cómo le hago para salir de Buró de Crédito?
Respuesta: Estar en Buró de Crédito es bueno y completamente normal. Es muy deseable que tengas un historial creditito para no ser un desconocido para el sistema financiero. Estar en Buró mejora tus probabilidades de obtener un crédito. Si estamos hablando de la eliminación del registro del historial ponemos la fecha estimada en el Reporte de Crédito. Que se elimine la información no quiere decir que la empresa que te prestó te haya perdonado la deuda, sigues debiendo.

¿Son ciertos los anuncios y las páginas en línea que dicen poder sacarte de Buró?

Respuesta: Son un fraude; vas a perder tu dinero y podrías estar exponiendo tu identidad.

¿Qué puedo hacer para mejorar mi historial en Buró de Crédito?

Respuesta: De preferencia ponerte al corriente en tus pagos o liquidar el total del adeudo. Si el motivo del no pago es porque no te alcanzan tus ingresos lo que debes de hacer es dejar de contraer más deuda y enfocarte a lo que ya tienes. Reestructura tu adeudo, busca a la empresa que te presta y pregunta por esta opción que es un cambio el las condiciones del crédito. Otra opción es pagar una quita (pago parcial de la deuda) esta opción no es tan buena porque no pagarás el total y eso se verá también en tu historial. No pagar es la peor opción porque genera un historial poco atractivo e intereses.

¿Qué hago si no estoy de acuerdo con el contenido de mi Reporte de Crédito?

Respuesta: Ingresas una Reclamación en www.burodecredito.com.mx. Buró pasará tu queja y la documentación que envíes a la empresa que generó el registro. Si el fallo sale positivo Buró de Crédito modifica o elimina el registro. Si el fallo no es favorable Buró te envía la evidencia que le hayan dado para justificar que el registro es correcto. Si la empresa que generó el registro no contesta a tiempo tu Reclamación, Buró de Crédito modifica tu historial a como se lo hayas pedido. Dos Reclamaciones al año son gratis.

¿Dónde se puede obtener el Reporte de Crédito?


Respuesta: Lo puedes pedir gratis una vez cada doce meses en www.burodecredito.com.mx, llamando al 01(55)-5449-4954 o en cualquier Delegación de Condusef en el país presentado identificación oficial vigente. 

¿Tienes alguna otra duda? 
Contáctanos en redes sociales: 

lunes, 5 de octubre de 2015

Más de una opción para comprar un auto


Para comprar un vehículo existen varias formas. Una podría ser al contado, es decir pagar la totalidad del automóvil en una sola transacción. Si eliges esta opción puedes ahorrar dinero por no tener que pagar los intereses que si son parte de un crédito.


La segunda opción que hay para realizar la compra es a través de uno de los esquemas de financiamiento que existen, pero primero recuerda que todo buen crédito nace a partir de saber si tenemos los recursos económicos necesarios para pagar puntualmente todos los meses.

Otro punto esencial es que el coche que compres cumpla con tus necesidades de transporte, seguridad, comodidad y rendimiento. Recuerda también que hay costos adicionales que tomar en cuenta como la compra de un seguro, los mantenimientos, la tenencia (depende de las políticas del Estado donde vivas), etc. 


Si decides que el crédito es tu mejor opción puedes acudir, por ejemplo, a un banco o directamente con las agencias automotrices. Bien vale la pena comparar los esquemas, plazos y costos que cada una te ofrece para elegir el que más te convenga.

Generalmente, para tramitar tu crédito necesitarás tener una cuenta bancaria abierta, comprobante de identificación oficial, comprobar ingresos, tener un historial atractivo en Buró de Crédito, o contar con un aval (alguien que se haga responsable del crédito en caso de que no cumplas con los pagos). 


Otra opción es el arrendamiento (leasing); un instrumento a través del cual una empresa arrendadora compra el coche y concede su uso a otra (arrendatario o cliente), durante un plazo forzoso a cambio de una renta que las partes fijan por un tiempo determinado.


Esta renta, incluye cosas como: el seguro, los costos de investigación para el crédito, las comisiones, placas y tenencia, etc. Ojo que estos pueden variar según cada empresa.


Una vez que termina el plazo, tú (el arrendatario/ cliente) tienes la opción de devolver el vehículo a la arrendadora o comprarlo, pagado un monto que, por lo general, ya está establecido en el contrato. 


A diferencia de comprar un coche al contado, con el arrendamiento estarás obligado a darle el mantenimiento necesario en agencia. Adicionalmente, no podrás modificarle o cambiarle nada al automóvil. 


Una opción diferente es el autofinanciamiento; no es un crédito sino un sistema de comercialización de automóviles que consiste en la formación de grupos de personas que aportan periódicamente dinero para que las administre un tercero durante un tiempo determinado. Las aportaciones que realizan cada mes los integrantes del grupo son administradas a través de un fideicomiso bancario. Con el dinero que se recaudó cada mes este tercero compra varios coches que les serán entregados a los integrantes del grupo. 


¿Y cómo saber si te darán un auto a ti? Bueno, hay tres maneras en la cual se asignan los coches: por sorteo, por subasta, o por pago puntual o antigüedad.

Una vez adjudicado el automóvil, podrás terminar de pagarlo en el plazo elegido, mediante pagos congelados. 

Como puedes ver, opciones hay muchas. Solamente falta que elijas la mejor opción para ti.

Recuerda consultar en nuestra página www.burodecredito.com.mx tu Reporte de Crédito Especial para que conozcas cómo está tu historial.

martes, 15 de septiembre de 2015

¿Cuánto crédito conviene usar?

Cuando obtienes un crédito una parte de tus ingresos de cada mes queda comprometido con el pago del adeudo que adquiriste. Supongamos que tienes un ingreso de $10 mil pesos al mes y te están ofreciendo un crédito cuyo pago mensual sería de $2,500 pesos.


La oferta puede ser muy atractiva, pero antes de aceptarla debes evaluar el impacto de apartar $2,500 pesos de tu ingreso mensual para el pago del adeudo; en este ejemplo, $2,500 pesos representa una cuarta parte, es decir el 25%, de tu ingreso. Si apartar este dinero no te causa problemas para lograr cubrir tus otros gastos del mes (pagos de otros créditos, renta, luz, colegiaturas, etc.) entonces tienes razones para pensar que esta oferta puede funcionar bien para ti.

Si en cambio apartar $2,500 pesos para el pago del crédito te genera dificultades importantes para cubrir tus demás gastos del mes, entonces hay razones para pensar que este no es un crédito adecuado para ti. 

Expertos en temas financieros recomiendan no destinar más del 30 por ciento de nuestro ingreso mensual en créditos. Visto esto en pesos, cuando más de $30 de cada $100 pesos que obtenemos al mes se dedica al pago de adeudos las probabilidades de experimentar problemas para pagar o para cubrir adecuadamente los gastos cotidianos aumentan.

Esto también lo tienen muy en cuenta las empresas que otorgan financiamientos. Por ello, cuando una de estas empresas recibe una solicitud de crédito busca medir la probabilidad de que la persona pague adecuadamente y el riesgo de que tenga incumplimientos.

Para hacer estos cálculos necesitan información detallada sobre el solicitante (edad, domicilio, ingreso mensual, si tienen personas que dependan económicamente de él, etc.) y sobre sus antecedentes en el manejo de sus créditos pasados y presentes; es decir, si ha pagado a tiempo o ha presentado retrasos. También es importante para ellos conocer los montos de las diferentes líneas de crédito que el cliente tiene vigentes porque todos estos compromisos consumen dinero de sus ingresos y reducen su capacidad de pago. Lo que las empresas buscan es entonces cuidar la calidad de su cartera y cuidar al consumidor ante el sobreendeudamiento.

Con esta información los otorgantes de crédito deciden si pueden confiar en que la persona podrá pagará adecuadamente sus financiamientos. Por eso, la clave está en presentarles señales de que pueden confiar en tu capacidad de pagar adecuadamente.

En general, a los otorgantes de crédito les resultan muy atractivas las solicitudes de personas que cuentan con experiencia en el uso del crédito, que pagan puntualmente sus financiamientos, y que tengan la capacidad económica necesaria para hacerle frente al crédito solicitado.

Para que tu puedas darte una idea de cómo te verán las instituciones de crédito comienza por hacer un presupuesto familiar para determinar si todavía tienes margen para asumir otro compromiso de pago.

Si todavía lo tienes, sal y compara las características y los precios de los diferentes financiamientos para elegir el que sea mejor para ti.

Una vez que te otorguen el financiamiento págalo puntualmente para seguir generando experiencia y confianza entre las instituciones de crédito.

martes, 1 de septiembre de 2015

Septiembre, mes del testamento


Ya estamos en septiembre, mes del testamento y de las fiestas patrias. Este es el momento ideal para acercarte a tu notario de confianza y aprovechar los descuentos para redactar tu última voluntad.

Si ya tienes algo de valor que heredar a tu cónyuge, a tus hijos, nietos, o a alguna amistad, y quieres asegurarte que cada uno recibirá la herencia que deseas dejarles necesitas un testamento notariado.

El primer paso es identificar todas tus posesiones como propiedades, muebles, arte, joyas, automóviles, objetos con valor sentimental, etc.

Ahora redacta una segunda lista que incluya tus cuentas bancarias, inversiones, acciones, fondos, Afore y seguros. Es importante que tus documentos financieros estén actualizados y muestren los nombres completos y el porcentaje correspondiente que recibirá cada uno de los beneficiarios.

Ten presente que muchos créditos cuentan con seguros, por ejemplo, el crédito hipotecario, la tarjeta de crédito y el crédito de automóvil. Si llegas a fallecer y no existe algún otro responsable por el adeudo, el seguro cubrirá el saldo pendiente y el bien material pasará a las manos de quien(es) hayas designado.

En todos tus documentos e identificaciones oficiales vigentes, asegúrate de que aparezca tu nombre completo y tú firma; estos deben de ser los mismos en todos tus documentos y contratos, de no ser así, actualízalos.

También infórmale a tus seres queridos que sean beneficiarios que les vas a dejar algo y mantén en orden los documentos correspondientes en un lugar seguro pero de fácil acceso.

Estos pasos les facilitará la existencia a tus herederos al momento de gestionar los bienes y dineros que haya dejado para ellos. Recuerda que no tiene sentido heredar problemas. Nuestros seres queridos ya estarán cargando lo suficiente con el duelo y el sepelio, como para añadirles algo más.

Si eres empresario, me imagino que deseas que tu legado perdure, que la empresa siga produciendo para generaciones futuras y que tus empleados sigan teniendo un sustento. Por ello, en este caso necesitarás además de un plan de sucesión empresarial.

El plan le ayudará a que la persona que designes a tener los conocimientos y habilidades necesarios para mantener la empresa rentable.

Este plan de sucesión fírmalo también ante notario.

Recuerda que si se te casaste bajo el régimen de sociedad conyugal, los bienes pertenecen a ambos cónyuges por partes iguales; aún cuando sólo aparezca uno de ellos como titular o dueño. En este caso, es muy importante que ambos hagan su testamento, ya que así, cada quien puede disponer de las cosas que le corresponden.

Piensa también con cuidado a quién nombrarás como albacea; esta persona tendrá como función principal la de vigilar que se cumpla tu testamento.

Por último, si tienes hijos menores de edad, nombra a un tutor. Esta persona será quién velará por los intereses de tus hijos hasta que hayan cumplido la mayoría de edad.

Las personas que funjan como albacea y tutor deben de estar enterados y de acuerdo con las responsabilidades que asumirán en caso de ser necesario. Como en todo, platicando, se entiende la gente.

martes, 18 de agosto de 2015

Claves para la rentabilidad a través del crédito

El objetivo de cualquier empresa que vaya a otorgar un crédito es tener una relación de largo plazo con su cliente que le permita generar oportunidades de ventas cruzadas que impulsen su rentabilidad.

Para lograrlo es importante dar un seguimiento cercano a sus clientes actuales, para identificar elementos que abran nuevas oportunidades de negocio.

Debido a la gran oferta de productos que existen en nuestro país, es común que muchas personas tengan créditos con varias instituciones. Por ello, no hay que perder de vista el nivel de endeudamiento y capacidad crediticia de los clientes y el desempeño que tienen en sus créditos.

Para lograr tal fin, es necesario incluir en el análisis crediticio herramientas de monitoreo de portafolio que permitan reconocer señales tempranas de un aumento del riesgo. De este modo la empresa otorgante podrá detectar oportunamente, por ejemplo, si el cliente está adquiriendo nuevos compromisos de pago que aumenten su riesgo de sobreendeudamiento y de incumplimiento de pago.

¿Y qué pueden hacer los otorgantes de crédito, para seguir avanzando en la expansión del crédito sin descuidar la salud de su cartera, la viabilidad de sus negocios y cuidar a sus clientes?

La respuesta en conocer el comportamiento crediticio del cliente actual o potencial. Así, los otorgantes de crédito pueden tomar decisiones informadas que les permiten evaluar al solicitante de crédito conforme a sus propios modelos de negocio, identificando riesgos y oportunidades.

Una de las herramientas más importantes es el Reporte de Crédito del solicitante. En el, se puede apreciar con claridad la cantidad de créditos que tiene actualmente, su comportamiento, y el monto que adeuda, o no, en cada uno de ellos.

Estos datos pueden ser contrastados, por ejemplo, con el nivel de ingreso y los compromisos de pago recurrentes del consumidor a fin de medir con más precisión si todavía cuenta con un margen saludable para hacer frente a un nuevo financiamiento, evitando así el sobreendeudamiento del cliente, el riesgo de impago, y la cartera vencida.

En este sentido, el sistema e-VALUA de Buró de Crédito da un valor agregado para todo tipo y tamaño de empresas otorgantes de crédito, ya que les permite automatizar su proceso de originación de crédito, agilizando la evaluación de solicitudes, reduciendo costos, y aumentando su capacidad para tomar decisiones que generen relaciones de crédito exitosas.

Una vez que el cliente recibe el financiamiento es muy valioso entonces fomentar el buen pago al reportar a Buró de Crédito, realizar un seguimiento y mejorar la velocidad de respuesta frente a los cambios en el comportamiento de los clientes.

Al conocer los perfiles crediticios de clientes nuevos y actuales, así como manteniendo un adecuado monitoreo sobre la calidad de la cartera crediticia se reducen los riesgos de impago para los otorgantes de crédito, aumentando su rentabilidad al mejorar sus estrategias de administración de cartera, líneas de crédito, renovaciones, ventas cruzadas, reestructuras y recuperación.


Una consecuencia adicional muy positiva es que la llave del crédito se abre más y disminuyen los costos del financiamiento para los clientes.

martes, 30 de junio de 2015

¡Mantente Alerta!


Es responsabilidad de cada uno el cuidado de nuestra salud financiera. Sin embargo, existen productos que nos pueden facilitar esta tarea.

Te presentamos "Alertas Buró". Un producto de Buró de Crédito que te ayuda a cuidar tu salud crediticia.

¿Cómo lo hace?

  • Monitorea cambios a tu historial crediticio todo el año, las 24 horas del día.
  • Te informa vía correo o SMS acerca de todas las entidades que consultaron tu información.
  • Y al estar alerta, te ayuda a prevenir fraudes y robos de identidad.

¿Tu ya conocías Alertas Buró?

Contratarlo es sencillo, y por menos de 1$ al día estarás más protegido.

El costo anual es de $232 pesos al año.

Lo puedes contratar aquí: goo.gl/s9Dt0A

martes, 9 de junio de 2015

Buró de Crédito, ¿qué es y para qué sirve?

Si se acercara un compañero de trabajo a pedirte que le prestes $5 mil pesos ¿se los prestarías? Seguramente tu respuesta dependerá de la confianza que te inspire esa persona. Si la conoces desde hace tiempo y has visto que paga puntualmente, es probable que aceptes prestarle. Pero si tienes poco de conocerla y no sabes si paga adecuadamente, entonces tendrás muchas dudas.

En este caso, tu conocimiento de la persona y la experiencia que ha tenido al pagar sus préstamos son   la clave para decidir si puedes confiar en que te pagará. Algo muy parecido ocurre cuando vas a un banco, una tienda de autoservicio, etc. a solicitar un crédito: la institución necesita conocer información sobre ti y la forma en que has pagado los créditos que has tenido a fin de calcular si puede confiar en que le pagarás adecuadamente.

Al solicitar el financiamiento la empresa otorgante buscará conocerte más a detalle, para ello te pedirá información sobre tu edad, domicilio personal y de empleo, estado civil, nivel de ingreso, etc. De igual modo, para conocer la trayectoria que has seguido en el pago de tus adeudos te pedirá autorización para consultar tu historial crediticio.

Aquí es donde entra Buró de Crédito, pues se encarga de recopilar la información necesaria para integrar un perfil completo de tu recorrido en el manejo de financiamientos. Este historial es como una radiografía que te permite conocer tu nivel de salud crediticia actual, identificar tus puntos fuertes y detectar cualquier problema.

Consultar tu historial crediticio ofrece a la empresa otorgante un elemento muy importante: certidumbre. La información de tu historial le permite hacer un diagnóstico claro de tu situación crediticia actual, lo cual favorece que pueda darte una respuesta más rápida y que se reduzcan los costos de evaluación e investigación.

Como puedes ver, Buró de Crédito es en realidad un archivo que ofrece información valiosa para que tanto los que solicitan como los que otorgan de crédito cuenten con mejores elementos para tomar decisiones. Es simplemente una herramienta que necesitamos aprender a usar para aprovechar al máximo las ventajas nos ofrece.

Sin embargo, mitos infundados han hecho que se difundan algunas ideas falsas sobre Buró de Crédito. Un ejemplo es que las personas piensan que entran a Buró de Crédito cuando dejan de pagar. En realidad comenzaste a tener un historial en Buró de Crédito desde el momento en que solicitaste un crédito. Una vez que los obtienes, el historial empieza a reflejar como pagas cada uno de tus financiamientos; tu historial muestra tanto los pagos puntuales como los retrasos de pago; la idea es ofrecer una visión completa.
Otra es el mito de que Buró de Crédito autoriza o niega créditos. Buró de Crédito solamente entrega a la empresa otorgante el historial crediticio de quienes le dieron su autorización expresa.

El historial crediticio es uno de los factores que los otorgantes de crédito consideran para tomar sus decisiones. Otros factores son la edad, el domicilio, el nivel de ingreso, si el solicitante tiene personas que dependan económicamente de él, etc.

Las empresas otorgantes toman en cuenta toda esta información y la contrastan con sus criterios y políticas de negocio y riesgo para tomar sus decisiones.

Por ello, si una empresa rechaza tu solicitud de crédito no quiere decir que no seas atractivo para otra.


Conoce más de tu historial pidiéndolo gratis una vez cada 12 meses en www.burodecredito.com.mx

martes, 19 de mayo de 2015

Conoce las tres formas de pagar tu tarjeta de crédito

La tarjeta de crédito es una valiosa herramienta para tus finanzas personales. Lo primero que necesitas saber es que no se trata de un ingreso adicional para ti, sino de un crédito, es decir, recursos que deben ser pagados con interés en un plazo bien definido.

Una  tarjeta de crédito es muy diferente a una tarjeta de débito. La tarjeta de débito se encuentra ligada a tu cuenta de ahorro o de nómina en un banco. Cada vez que la usas, el dinero de tu propia cuenta es utilizado para pagar el consumo. Es decir, se retira dinero de tu cuenta para pasarlo a la cuenta de la tienda en la que realizas el consumo. El límite hasta el cual puedes usar la tarjeta de débito está marcado por la cantidad que tienes en la cuenta a la que está ligada. Con ella, tus consumos no generan un adeudo y por lo tanto no implican la asignación de intereses. Visto de otra forma es como pagar con el dinero que tienes disponible en tu cuenta sin usar efectivo.

En cambio, cada vez que usas la tarjeta de crédito, el dinero utilizado para pagar no sale de tu propia cuenta sino que es proporcionado por la empresa que emitió la tarjeta. Es decir, el emisor de la tarjeta cubre este consumo y más tarde tú tienes que pagarle a él. La cantidad de la que puedes disponer en una tarjeta de crédito se conoce como límite de crédito y es acordada con el emisor de la tarjeta al inicio del contrato. Los consumos que realices con una tarjeta de crédito pueden generar un adeudo que implica la asignación de intereses.

Por eso es importante que conozcas con toda claridad tres fechas importantes:

• La fecha de inicio. La mayoría de las tarjetas de crédito llevan el registro de tus consumos a lo largo de periodos de 30 días. Por eso es muy importante conocer la fecha a partir del cual comienza a correr el periodo.
• La fecha de corte. Es la fecha en la que se completa un periodo de 30 días.
• La fecha límite de pago. Es el último día en que puedes pagar el consumo realizado con la tarjeta de crédito en el periodo anterior.
Desde luego, al llegar la fecha límite de pago tienes al menos tres opciones:

1.- Pagar sólo lo mínimo. De acuerdo al total de los consumos que hayas realizado en el mes la emisora de la tarjeta hace un cálculo de la cantidad mínima que necesitas cubrir para estar al corriente con el pago.

2.- Pagar más del mínimo. Si cubres una cantidad mayor al pago mínimo, la cantidad sobre la que se generarán intereses será menor. En este caso podrás pagar el adeudo en menor tiempo y la cantidad que pagarás al final será menor que si solo hubieras realizado los pagos mínimos

3.- Pagar la totalidad. Si pagas la totalidad de los consumos realizados durante el mes con la tarjeta de crédito no tendrás que pagar intereses por ellos. Aquí es importante recordar que aunque no paguemos intereses es necesario cubrir las comisiones o cuotas establecidas en el contrato de la tarjeta. Aquí es importante recordar que aunque no paguemos intereses es necesario cubrir las comisiones o cuotas establecidas en el contrato de la tarjeta.


Finalmente, recuerda que todas tus decisiones en el manejo de tu tarjeta de crédito se verán reflejadas en tu Reporte de Crédito en Buró de Crédito, por lo que conviene ser siempre un pagador puntual. Si te atrásate en alguno de tus pagos, ponte al corriente lo más pronto posible para que entonces se pueda actualizar tu información y aparezcas nuevamente como alguien que está al corriente en sus pagos.

lunes, 11 de mayo de 2015

Ojo con los defraudadores que prometen sacarte de Buró

Lamentablemente existen personas que en vez de buscar un trabajo honrado se deciden por vivir del engaño y la estafa.

Tanto en páginas de avisos oportunos como también en Internet existen un sinnúmero de charlatanes que buscan víctimas todos los días.

Por ejemplo, realizando una búsqueda en la red se pueden encontrar sitios fraudulentos de todo tipo, incluyendo aquellos que ofrecen “limpiar” borrar o modificar tu información en Buró de Crédito.

Para brindarte el supuesto servicio, piden que previamente les realices una pago a una cuenta bancaria a nombre de una persona física.

Estos sitios ofrecen además asesoría en línea a través de “chats”, que en realidad están configurados para dar respuestas automáticas, pues no existe ningún “ejecutivo” al otro lado de la línea.

Estas páginas buscan engañarte para obtener dinero por un servicio que no tienen forma de proporcionar. Además de pedirte el dinero, te solicitarán información personal tuya y copia de documentos personales para extraer datos sensibles sobre ti a fin de robarte la identidad, es decir, buscan utilizar la información confidencial que les diste para hacerse pasar por ti. Así, por ejemplo, podían tratar de tramitar documentos o créditos o tu nombre.

Es importante que todos sepamos que los registros en un historial de Buró de Crédito se eliminan de forma automática. Buró de Crédito incluye la fecha estimada de eliminación dentro de tu Reporte de Crédito al cual puedes pedir gratuitamente una vez cada 12 meses en www.burodecredito.com.mx

Otra forma en la que se puede eliminar o modificar un registro es ingresando una Reclamación ante Buró de Crédito por algún dato con el que estés en desacuerdo. Si el fallo te es favorable o si el otorgante del crédito no contesta tu Reclamación, Buró de Crédito podrá realizar la corrección y te enviará un historial nuevo y actualizado. Por ley puedes ingresar dos Reclamaciones al año sin costo. Este trámite también se puede hacer directamente en la página antes mencionada. Alternativamente, puedes contactar a Buró de Crédito llamado al 01(55) 5449 4954 o desde el Interior de la República al 01800 640 7920.

Para ayudarte a evitar caer en engaños o estafas, no proporciones datos personales o de tus tarjetas en sitios sospechosos. Tampoco realices depósitos a ninguna persona o empresa que ofrezca “eliminarte de Buró de Crédito”, “actualizar tu situación” o “desbloquear tu Buró de Crédito”.

No respondas a solicitudes realizadas vía telefónica o correo electrónico que te pidan proporcionar tus datos personales o financieros, aun cuando tengan apariencia de provenir de empresas reconocidas. Tampoco abras archivos adjuntos en correos sospechosos pues pueden contener virus.

Si tienes redes sociales, limita la información que subes sobre ti y fortalece los filtros de privacidad y actualiza tu software contra virus informáticos.

En el mundo físico, protege y no dejes al alcance de los demás documentos que contengan tu información personal y de crédito. Cuando vayas a desechar alguno, primero tritúralo.

Finalmente te recomiendo consultar frecuentemente tu Reporte de Crédito en www.burodecredito.com.mx y revisar tus estados de cuenta. No olvides complementar estas medidas de seguridad  con las alertas que ofrecen Buró de Crédito y los bancos.


martes, 17 de marzo de 2015

El Reporte de Crédito, tu carta de presentación

Imagina que estás en el área de reclutamiento y te encargan seleccionar a la persona adecuada para cubrir un puesto en el área de diseño. Desde luego, para evaluar a los candidatos te hacen falta datos sobre su preparación y experiencia en temas similares, pues necesitas ver señales que te permitan confiar en que harán un buen papel.

Si un candidato llegara sin hoja de vida no tendrías forma de evaluarlo. Al no presentar documentos que muestren sus estudios y experiencia laboral, no sería posible establecer si es la persona indicada, por lo que el riesgo de que no cuente con los elementos que el cargo requiere es muy alto. Esto probablemente reduciría sus probabilidades de seguir adelante en el proceso de selección.

En el caso del otorgamiento crediticio sucede algo muy parecido: si no tuviéramos un documento que mostrara claramente cómo hemos manejado nuestros financiamientos y el nivel de deuda que tenemos actualmente, los otorgantes de crédito no tendrían forma de conocernos. Esto haría que tuvieran muchas dudas sobre la conveniencia de aprobar nuestra solicitud.

Esto se resuelve por medio de un historial crediticio (Reporte de Crédito), pues actúa como una referencia confiable sobre nuestro desempeño en el manejo de los financiamientos que hemos obtenido. Este historial es tu carta de presentación en el mundo del crédito.

Con las acciones que tomas cotidianamente al manejar tus créditos vas conformando tu historial en Buró de Crédito. Recuerda que es como una fotografía que refleja tu situación crediticia tal cómo se encuentra.

Cada pago puntual que realizas queda reflejado en tu historial. Un retraso de pago también se refleja y, por supuesto, si te pones al corriente luego del retraso se mostrará que estás nuevamente al corriente. Por ende, tu historial crediticio es un documento dinámico y completo que tu mismo construyes y que se actualiza constantemente.

Si con tus acciones en el manejo del crédito vas conformando tu historial crediticio, esto significa que puedes comenzar desde ahora a fortalecerlo con acciones positivas a fin de mejorar tus oportunidades de obtener los créditos que necesites próximamente.   

Por ejemplo, tomemos el caso de un joven estudiante de licenciatura que acaba de obtener su primera tarjeta de crédito, un instrumento útil para cubrir automáticamente el pago de servicios como la luz y le ayuda a financiar la compra de sus libros. Pero también está pensando en que dentro de dos años, al iniciar un postgrado, requerirá un automóvil.
A fin de aumentar sus probabilidades de obtener crédito para adquirirlo, decidió comenzar desde ahora a crear experiencia y buenos antecedentes de pago en su Reporte de Crédito. Para lograrlo, procura planear muy bien sus consumos y paga puntualmente sus compromisos.
Con estas acciones está añadiendo elementos positivos a su historial crediticio que en conjunto con una capacidad de pago y nivel de endeudamiento adecuado le facilitarán conseguir un excelente crédito para su coche.
Recuerda que Buró de Crédito es quien te ayuda a presentarte ante las empresas otorgantes de crédito; en ningún momento autoriza o niega crédito alguno. Cada otorgante tiene sus propias políticas de negocio y de riesgo y son estas quienes determinan si tu perfil cumple con sus requisitos mínimos necesarios.

Como recomendación, antes de solicitar un crédito consulta tu Reporte de Crédito en www.burodecredito.com.mx, ve como te encuentras en el manejo de tus créditos y toma siempre acciones y decisiones positivas para fortalecerlo.

miércoles, 4 de febrero de 2015

¿Te alcanzará tu Afore para cubrir tu retiro?

¿Ya pensaste en tu retiro o estás próximo a jubilarte? Entonces necesitas saber que existen dos legislaciones para pensionarte: la ley de 1973 y la ley de 1997.

Si ingresaste a laborar antes del primero de julio de 1997 te aplica la siguiente ley de 1973.  En esta, los requisitos que debes cumplir para obtener tu pensión por cesantía en edad avanzada son: tener cotizadas en el IMSS un mínimo de 500 semanas, tener una edad entre 60 y 64 años y no contar con trabajo. Para pensionarse por vejez, el mínimo de semanas requeridas es de 500 y la edad que necesitas tener es 65 años o más.

Una vez cubiertos los requisitos, el IMSS calculará tu pensión de acuerdo al salario promedio que ganaste en los últimos cinco años y la edad al momento del retiro. Tu pensión se te pagará durante el tiempo que vivas.
 
Para todos aquellos que empezaron a laborar en otra fecha aplica la ley de 1997. Este Sistema de Ahorro para el Retiro está dividido en cuentas individuales propiedad de cada uno de los trabajadores que cotizan en el IMSS o al ISSSTE. Ahí, junto con tu patrón y el gobierno se deposita una cantidad mensual. Estas cuentas son administradas por las Afores (Administradoras de Fondos para el Retiro).  Por cierto, si no cotizas en el IMSS o ISSSTE, como trabajador independiente puedes también hacer un ahorro voluntario en una cuenta de Afore.

Para darte rendimientos, las Afores meten tu dinero en portafolios de inversión que varían según tu edad. Cuando eres joven, estos recursos se invierten en instrumentos de mayor riesgo con el fin de que logres altos rendimientos, cuando ya eres mayor lo invierten en instrumentos de riesgo moderado y, cuando estás próximo a jubilarte, en instrumentos de bajo riesgo.

En el mercado existen varias Afores, cada una de ellas da rendimientos distintos, y te cobra una comisión diferente. Depende de ti elegir la que más te convenga para sacarle el mayor provecho.

Para que sepas cuál te conviene más, revisa el estado de cuenta de tu Afore o la tabla de rendimiento neto disponible en www.consar.gob.mx

Si no sabes en que Afore estás, llama a la Consar al 01800 500 0747 o vista las oficinas de Condusef; necesitarás tener a la mano tu Número de Seguridad Social del IMSS o tu Clave Única de Registro de Población, y una identificación oficinal vigente.

Como decíamos, en tu cuenta de Afore estás ahorrando para que cuando te retires tengas dinero para vivir. ¿Qué tan bien podrás vivir? Eso dependerá de los ingresos que hayas tenido como trabajador, si hiciste aportaciones voluntarias a tu Afore y si decidiste complementar este ahorro con otros instrumentos de ahorro y de inversión.

Lo primero que necesitas preguntarte es “¿Con cuánto dinero quiero disponer mensualmente en mi retiro?” Haz las cuentas… probablemente con el ahorro de tu Afore no te alcance para vivir como deseas.

Dato interesante: actualmente en nuestro país se ahorra obligatoriamente para el retiro 6.5 por ciento del Salario Base de Cotización, lo que al final de tu vida laboral te permitirá contar con aproximadamente 30 por ciento de tu último sueldo.

Para alcanzar una mejor pensión, digamos del 70 por ciento de tu último sueldo, tendrás que duplicar tu ahorro, es decir, destinar a tu Afore al menos 15 por ciento de tu sueldo.

Complementa tu Afore con un plan personal para el retiro. Este lo puedes contratar en bancos, aseguradoras, casas de bolsa, administradoras de fondos para el retiro, y en sociedades operadoras de sociedades de inversión.

Recuerda que el futuro se acerca cada vez más, hoy es el mejor momento para tomar acciones que te lleven a un futuro mejor.