viernes, 28 de noviembre de 2014

Claves para ponerte al corriente



Si has comenzado a tener retrasos o incumplimientos de pago, por ejemplo, en tu tarjeta de crédito, es importante reorganizar tu presupuesto para enfocar los recursos a cubrir el adeudo, pues entre más tiempo dejes pasar sin hacer pagos, mayor será el adeudo que tendrás que cubrir al final.

El primer paso es no hacer más grande tu adeudo. Por el momento la prioridad es pagar el adeudo pendiente, así que añadir consumos a tu tarjeta de crédito puede desequilibrarte y evitar que te enfoques en reducirlo.

Para ponerte al corriente con tus pagos necesitas un verdadero presupuesto formal que te permita eliminar gastos innecesarios, concentrarte en lo verdaderamente importante y obtener recursos para pagar tu deuda.
Para elaborar tu presupuesto recuerda comenzar por considerar tus ingresos mensuales. Es importante enfocarte primero en los ingresos fijos, es decir aquellos que recibes sin cambios cada mes.

El siguiente paso es considerar los gastos que tendrás que cubrir cada mes, comenzando por el pago de tus créditos. A continuación incluye los gastos que tendrás que realizar avanzando a partir de los que son prioritarios.

El punto importante aquí es encontrar elementos que te permitan ahorrar cantidades que puedas dirigir al pago del adeudo. Para lograrlo, sigue la pista de tus gastos.

Identifica gastos que pueden ser reemplazados por opciones menos costosas o, mejor aún, elimínalos por completo.

Quizá esta cantidad que has dejado de gastar no te parezca muy grande, pero si localizas 5 o 6 casos como éste puedes generar ahorros muy importantes que te ayuden a reducir tu adeudo y evitar la acumulación de intereses. Ahora, enfoca estos recursos hacia el pago del adeudo.

Para ayudarte a elaborar un mejor presupuesto recuerda que en tu Reporte de Crédito de Buró de Crédito (www.burodecredito.com.mx) aparece tu saldo deudor y el pago mínimo que debes realizar.

Si los ahorros que la reorganización de tu presupuesto te permitió obtener no son suficientes para que puedas ponerte al corriente, acércate a la institución que te prestó para decirle que necesitas negociar un nuevo esquema para pagar el adeudo. 
En este caso las opciones principales son:

Reestructura: Quiere decir que el total que debes lo partirán en pagos más pequeños y tal vez con una tasa de interés diferente. Esto tendrá un mejor impacto sobre tus finanzas personales y tu historial crediticio que seguir sin pagar.
Quita: Es un pago en una sola exhibición que no cubre el total del monto que debes. En este caso es importante considerar que tu historial crediticio reflejará estos elementos con precisión, es decir en él quedará registrado que no fue liquidado el total del adeudo.

Cuando veas que no puedes pagar, inmediatamente toma el toro por los cuernos. No esperes a que el área de cobranza te llame. Si buscas rápidamente una solución y negocias una reestructura directamente con la empresa que te dio el crédito tu historial crediticio reflejará que tuviste la iniciativa para arreglar la situación.


Si es la institución quien tiene que buscarte para ofrecerte estas alternativas tu historial reflejará que no tuviste iniciativa para solucionar tu problema.

martes, 4 de noviembre de 2014

Consejos para tener un Buen Fin

El Buen Fin está a la vuelta de la esquina. Del viernes 14 al lunes 17 de noviembre muchos comercios estarán ofreciendo descuentos y facilidades de pago para un sinnúmero de artículos.

Esta iniciativa busca generar movimiento en el mercado de consumo y crédito interno. Los consumidores, mientras tanto, verán la manera de aprovechar estas fechas para comprar cosas que necesitan o desean. Otros tantos, adelantarán las compras de las fiestas decembrinas.

La verdad es que, independientemente de los descuentos y facilidades de pago, las cosas cuestan y tarde o temprano hay que pagarlas.


Las facilidades de pago no son otra cosa más que un crédito. Dividir el monto de una compra en cómodos pagos es una gran idea, ya que nos permite disfrutar un bien hoy y pagarlo a plazo y en muchas ocasiones sin intereses. A veces, lo que pasa es que olvidamos que 12 meses es un año; 18 meses es año y medio; y 24 meses es dos años en los que tendremos que pagar puntualmente, mes a mes, una parte para liquidar el bien que adquirimos. De entrada, una recomendación es revisar si el crédito es a meses sin intereses o si vamos a tener que pagar un sobreprecio por el financiamiento.

Si adquieres productos con tarjeta de crédito hay otra buena noticia, según el plan de lealtad de tu tarjeta, podrás generar puntos o millas aéreas, un beneficio que no te da el efectivo. Además, es más seguro traer una tarjeta que cargar billetes.

Lo más importante que debemos hacer antes de salir de compras es hacer es un presupuesto realista. De forma simplificada la fórmula sería: Ingresos (cuanto gano) – Egresos (gatos recurrentes, pagos de créditos) – Un cacho para el ahorro – Otro pedazo para invertirlo = Capacidad crediticia. Recordemos también que el crédito no es una extensión del salario sino una herramienta de pago.
Si en tu trabajo te dan un avance de tu aguinaldo, antes de emocionarte y salir a gastar, recuerda que enero vienen gastos importantes prioritarios que debes de cubrir como: la renovación de seguros, pago de colegiaturas, predial, tenencia, etc.

Una vez que tengamos esto claro hay que ir a comparar productos y precios para elegir lo que más nos conviene y lo que vamos a poder pagar sin desequilibrar nuestro presupuesto.

Cuidar nuestras finanzas personales y ser responsable en uso y pago de nuestros instrumentos crediticios nos ayudará a vivir tranquilos y a mantener un historial sano en Buró de Crédito. Recordemos que el historial es nuestro currículo y carta de presentación ante el mundo de crédito. Cuidarlo es responsabilidad de cada uno de nosotros.

Y ya que estamos en estos temas, les recuerdo que pueden solicitar su reporte de crédito gratis una vez cada 12 meses a través de la página oficial de Buró de Crédito http://www.burodecredito.com.mx/, ahí encontrarás información adicional sobre tus saldos y compromisos de pago para ayudarte en la elaboración de tu presupuesto.