lunes, 25 de agosto de 2014

Las tres claves para evaluar un crédito

1.- Los intereses

En un crédito una empresa te entrega el dinero para realizar un proyecto. La clave aquí es que la entrega de estos recursos tiene un precio que se conoce como interés. Esto quiere decir que cubrir un crédito implica pagar la cantidad que nos entregan más los intereses acordados.

El interés o tasa de interés de un crédito se expresa en un porcentaje. Para entenderlo con más claridad, supongamos que obtienes un crédito personal de $10 mil pesos que debes cubrir en 12 meses con un interés de 10% anual. La cantidad total que tendrías que pagar sería de $11 mil pesos.

El interés es uno de los primeros puntos en los que debemos fijarnos al revisar un crédito, pues muestra la cantidad adicional que será necesario pagar. Podemos decir que representa el costo del crédito.

Un punto importante es considerar si el interés es fijo o variable. Si el interés es fijo tendremos la certeza de que el costo del dinero que recibimos no variará durante el plazo que tengamos para pagarlo. Esto puede ser muy útil para organizar nuestro presupuesto, pues no habrá cambios que nos hagan pagar más intereses que los previstos inicialmente y el pago mensual, quincenal o semanal que debemos realizar no sufrirá alteraciones.

En cambio, si el interés es variable, el costo de nuestro crédito puede modificarse cuando cambien las condiciones del contexto. El interés puede subir o bajar. Desde luego si sube será mayor la cantidad que deberemos cubrir para pagar nuestro adeudo, y si baja, esta cantidad será menor.

2.- Costos adicionales

Además del interés, un crédito puede tener algunos otros costos. Por ejemplo, una tarjeta de crédito puede tener una cuota anual; un crédito hipotecario puede tener una cuota por costos de investigación, etc.

Se trata de tarifas para cubrir los gastos y trámites que el crédito implica o de cuotas por servicios que acompañan al crédito. Así que, si ya conoces el interés de un crédito, ahora debes fijarte muy bien si hay costos adicionales.

Este punto es importante porque puede haber un crédito de interés bajo que tenga muchas cuotas y comisiones que terminen haciéndolo más costoso que un crédito de interés mayor. Esto quiere decir que para saber exactamente el costo completo de un crédito necesitas sumar los intereses más las cuotas.

3.- El plazo
Además de los dos puntos anteriores, es importante fijarse muy bien en el plazo del crédito. Por ejemplo, supongamos que el precio de un coche es de $207,400 Si deseamos adquirirlo a crédito el interés es de 12%. Se requiere un enganche de $20 mil pesos y la empresa otorgante ofrece dos opciones de plazos para completar el pago: 48 y 60 meses.
Los pagos mensuales que tendrían que realizarse en estas opciones son:
·        48 meses: $5,480.38
·        60 meses: $4,749.19

Aquí viene lo importante. Con en el crédito a 48 meses pagarías un total de $263,000 mientras que en el crédito a 60 meses pagarías un total de $284,951. La diferencia es de $21,893.

Como puedes ver, cuando el plazo es más corto, la cantidad que debe pagarse cada mes es mayor, pero la suma total que se pagará por el crédito es menor.

Al contrario, cuando el plazo del financiamiento es más largo, la cantidad que debe pagarse cada mes es menor, pero la suma total que se pagará  por el crédito es mayor.

De acuerdo a la situación de cada persona un plazo mayor o menor puede resultar más o menos conveniente. Lo importante es tener claro que al alargar el plazo aumentará la cantidad total que será necesario cubrir por el crédito.

Ahora sólo falta que hagas bien tu presupuesto para elegir el crédito que más se ajuste a tu perfil, necesidades y bolsillo.

Recuerda, antes de buscar un crédito conoce tu situación crediticia, es gratis una vez cada doce meses, por favor ingresa a www.burodecredito.com.mx