jueves, 31 de julio de 2014

¿Tu patrimonio está protegido?


El patrimonio más importante que todos podemos tener, sin contar a la familia, es nuestra casa. Por ello, hay que asegurarla con un seguro contra daños a casa habitación el cual te protege ante los siguientes riesgos:

·        Incendio, rayos y/o explosión de la vivienda.
·        Terremoto o erupción volcánica.
·        Fenómenos hidrometeorológicos (avalanchas de lado, granizo, heladas, huracán, inundaciones, golpe de mar, marejadas, nevadas y tiempos tempestuosos.
·        Robo y/ o asalto.
·        Responsabilidad civil.


Antes de contratar una póliza de seguro compara y asegúrate que cubra los riesgos que necesites; documenta tus pertenencias y verifica que la información de la póliza sea correcta. Luego, guarda de póliza en un lugar seguro pero a la vez accesible. Junto a ella, resguarda las escrituras de tu casa y las fotografías del inventario. De preferencia coloca estos documentos en una bolsa de plástico que tenga un cierre a prueba de agua.   

Ojo, si tienes un crédito hipotecario o automotriz, contarás con diversos seguros como parte del producto financiero; es importante que leas tu contrato para identificar las coberturas y saber qué hacer en caso de que necesites usarlas.

Recuerda que los seguros no son un lujo, sino una necesidad y que estos, además de protegerte a ti y a tus bienes, te ayudan a cuidar tus finanzas personales, permitiéndote tener recursos para continuar con el pago de tus créditos y otros compromisos, lo que a su vez te ayudará a mantener un historial crediticio sano y atractivo en Buró de Crédito.


Te invitamos a conocer el servicio de Alertas Buró,  para que recibas alertas sobre cualquier movimiento que exista en tu historial crediticio, ingresa a http://www.burodecredito.com.mx/alertas-info.html

martes, 8 de julio de 2014

Quiero volver a tener un buen historial crediticio, ¿cómo le hago?

¿Te has atrasado en los pagos de tus créditos y quieres volver a tener un buen historial de crédito y no sabes cómo hacerlo? La respuesta es poniéndote al corriente; es decir pagando lo que debes. Si no te alcanza acércate o llama a la institución que te otorgó el crédito y diles que necesitas una reestructura o una quita.

Si buscas rápidamente una solución a tu problema de impago y negocias directamente con quien te prestó una reestructura o una quita se pondrá una clave de observación en tu historial crediticio que indica que no pagaste conforme a lo originalmente pactado, pero - y aquí está lo importante - que tuviste la iniciativa de pagar a como diera lugar.

Recuerda que el negocio de dar crédito está basado en una buena medida en la confianza. Lo que tú quieres es que tu historial de crédito genere confianza ante los otorgantes de crédito, confianza en que vas a pagar los financiamientos que pidas.


Te recomendamos obtener tu Reporte de Crédito Especial, para que conozcas el comportamiento de pago que tienes o tuviste con cada otorgante. En un solo documento podrás tener un panorama de todos los créditos que manejas y de ahí partir para acercarte a los otorgantes con quien tienes adeudos.

Ingresa a www.burodecredito.com.mx, elige Personas y luego Reporte de Crédito Especial.