lunes, 22 de diciembre de 2014

El robo de identidad

De acuerdo con expertos en la materia, el robo de identidad es un problema de alcance global y, aunque no hay cifras exactas, el consenso es que es un fenómeno que va en aumento.


Existen dos vías por las cuales los delincuentes tratan de obtener la información necesaria para hacer un intento de robo de identidad: el robo físico de información (off line) y el robo de identidad a través de las tecnologías de la información (online).

En el primer caso, el robo de información puede suceder cuando perdemos o nos roban nuestra cartera en donde se encuentran nuestras identificaciones y tal vez algún recibo que necesitábamos pagar.

Otros delincuentes buscan información dentro de los buzones de correo y hasta dentro de la basura. Por ello, hay que destruidor cualquier documento que lleve nuestros datos antes de tirarlo y pagar nuestros recibos e impuestos por banca electrónica o en los portales oficiales de las empresas y dependencias correspondientes, asegurándonos siempre de que sea desde un sitio seguro (marcado en la barra de navegación como “https”) y desde una computadora no pública.

En el segundo escenario, los delincuentes cibernéticos buscan hacerse de su información a través de varios medios; por ejemplo, mandan correos electrónicos falsos a nombre de instituciones reconocidas pidiendo se les mande información personal confidencial. En algunos casos estos correos pueden contener además virus y software espía.

Otro modus operandi es revisar las redes sociales en búsqueda de información útil sobre su persona.  La recomendación es ignorar los correos sospechosos y editar, a nuestra conveniencia, los filtros de privacidad de nuestras redes sociales y no incluir información personal que no sea necesaria.

Cuando un criminal logra robar una identidad, la usa para realizar trámites en nombre de la víctima, incluyendo la solicitud de créditos.

Recuerde que cada vez que un otorgante recibe una solicitud de crédito este revisa el historial crediticio del cliente prospecto en una sociedad de información crediticia como Buró de Crédito.

Buró de Crédito a su vez, registra en el historial del cliente prospecto que dicha consulta ha sido realizada. Si usted no solicitó un crédito pero se registran consultas en su historial, puede ser el primer signo de un posible robo de identidad.

Aunque muchos nunca sufriremos de un caso así, es muy importante estar al tanto de nuestro historial crediticio, contenido en el Reporte de Crédito Especial, el cual puede solicitar gratis una vez cada doce meses en www.burodecredito.com.mx y en caso de tener un registro creditito que no reconoce ingresar de inmediato una Reclamación ante Buró de Crédito en esa misma dirección web.

Buró de Crédito cuenta además con una herramienta que le ayuda a monitorear su historial crediticio, se llama Alertas Buró. Este servicio le informa cada vez que hay una modificación o consulta en su historial e incluye cuatro historiales crediticios con información de Buró de Crédito.

Nuestra tranquilidad vale oro y Alertas Buró sigue costando igual que el año pasado $232 pesos anuales.

viernes, 28 de noviembre de 2014

Claves para ponerte al corriente



Si has comenzado a tener retrasos o incumplimientos de pago, por ejemplo, en tu tarjeta de crédito, es importante reorganizar tu presupuesto para enfocar los recursos a cubrir el adeudo, pues entre más tiempo dejes pasar sin hacer pagos, mayor será el adeudo que tendrás que cubrir al final.

El primer paso es no hacer más grande tu adeudo. Por el momento la prioridad es pagar el adeudo pendiente, así que añadir consumos a tu tarjeta de crédito puede desequilibrarte y evitar que te enfoques en reducirlo.

Para ponerte al corriente con tus pagos necesitas un verdadero presupuesto formal que te permita eliminar gastos innecesarios, concentrarte en lo verdaderamente importante y obtener recursos para pagar tu deuda.
Para elaborar tu presupuesto recuerda comenzar por considerar tus ingresos mensuales. Es importante enfocarte primero en los ingresos fijos, es decir aquellos que recibes sin cambios cada mes.

El siguiente paso es considerar los gastos que tendrás que cubrir cada mes, comenzando por el pago de tus créditos. A continuación incluye los gastos que tendrás que realizar avanzando a partir de los que son prioritarios.

El punto importante aquí es encontrar elementos que te permitan ahorrar cantidades que puedas dirigir al pago del adeudo. Para lograrlo, sigue la pista de tus gastos.

Identifica gastos que pueden ser reemplazados por opciones menos costosas o, mejor aún, elimínalos por completo.

Quizá esta cantidad que has dejado de gastar no te parezca muy grande, pero si localizas 5 o 6 casos como éste puedes generar ahorros muy importantes que te ayuden a reducir tu adeudo y evitar la acumulación de intereses. Ahora, enfoca estos recursos hacia el pago del adeudo.

Para ayudarte a elaborar un mejor presupuesto recuerda que en tu Reporte de Crédito de Buró de Crédito (www.burodecredito.com.mx) aparece tu saldo deudor y el pago mínimo que debes realizar.

Si los ahorros que la reorganización de tu presupuesto te permitió obtener no son suficientes para que puedas ponerte al corriente, acércate a la institución que te prestó para decirle que necesitas negociar un nuevo esquema para pagar el adeudo. 
En este caso las opciones principales son:

Reestructura: Quiere decir que el total que debes lo partirán en pagos más pequeños y tal vez con una tasa de interés diferente. Esto tendrá un mejor impacto sobre tus finanzas personales y tu historial crediticio que seguir sin pagar.
Quita: Es un pago en una sola exhibición que no cubre el total del monto que debes. En este caso es importante considerar que tu historial crediticio reflejará estos elementos con precisión, es decir en él quedará registrado que no fue liquidado el total del adeudo.

Cuando veas que no puedes pagar, inmediatamente toma el toro por los cuernos. No esperes a que el área de cobranza te llame. Si buscas rápidamente una solución y negocias una reestructura directamente con la empresa que te dio el crédito tu historial crediticio reflejará que tuviste la iniciativa para arreglar la situación.


Si es la institución quien tiene que buscarte para ofrecerte estas alternativas tu historial reflejará que no tuviste iniciativa para solucionar tu problema.

martes, 4 de noviembre de 2014

Consejos para tener un Buen Fin

El Buen Fin está a la vuelta de la esquina. Del viernes 14 al lunes 17 de noviembre muchos comercios estarán ofreciendo descuentos y facilidades de pago para un sinnúmero de artículos.

Esta iniciativa busca generar movimiento en el mercado de consumo y crédito interno. Los consumidores, mientras tanto, verán la manera de aprovechar estas fechas para comprar cosas que necesitan o desean. Otros tantos, adelantarán las compras de las fiestas decembrinas.

La verdad es que, independientemente de los descuentos y facilidades de pago, las cosas cuestan y tarde o temprano hay que pagarlas.


Las facilidades de pago no son otra cosa más que un crédito. Dividir el monto de una compra en cómodos pagos es una gran idea, ya que nos permite disfrutar un bien hoy y pagarlo a plazo y en muchas ocasiones sin intereses. A veces, lo que pasa es que olvidamos que 12 meses es un año; 18 meses es año y medio; y 24 meses es dos años en los que tendremos que pagar puntualmente, mes a mes, una parte para liquidar el bien que adquirimos. De entrada, una recomendación es revisar si el crédito es a meses sin intereses o si vamos a tener que pagar un sobreprecio por el financiamiento.

Si adquieres productos con tarjeta de crédito hay otra buena noticia, según el plan de lealtad de tu tarjeta, podrás generar puntos o millas aéreas, un beneficio que no te da el efectivo. Además, es más seguro traer una tarjeta que cargar billetes.

Lo más importante que debemos hacer antes de salir de compras es hacer es un presupuesto realista. De forma simplificada la fórmula sería: Ingresos (cuanto gano) – Egresos (gatos recurrentes, pagos de créditos) – Un cacho para el ahorro – Otro pedazo para invertirlo = Capacidad crediticia. Recordemos también que el crédito no es una extensión del salario sino una herramienta de pago.
Si en tu trabajo te dan un avance de tu aguinaldo, antes de emocionarte y salir a gastar, recuerda que enero vienen gastos importantes prioritarios que debes de cubrir como: la renovación de seguros, pago de colegiaturas, predial, tenencia, etc.

Una vez que tengamos esto claro hay que ir a comparar productos y precios para elegir lo que más nos conviene y lo que vamos a poder pagar sin desequilibrar nuestro presupuesto.

Cuidar nuestras finanzas personales y ser responsable en uso y pago de nuestros instrumentos crediticios nos ayudará a vivir tranquilos y a mantener un historial sano en Buró de Crédito. Recordemos que el historial es nuestro currículo y carta de presentación ante el mundo de crédito. Cuidarlo es responsabilidad de cada uno de nosotros.

Y ya que estamos en estos temas, les recuerdo que pueden solicitar su reporte de crédito gratis una vez cada 12 meses a través de la página oficial de Buró de Crédito http://www.burodecredito.com.mx/, ahí encontrarás información adicional sobre tus saldos y compromisos de pago para ayudarte en la elaboración de tu presupuesto.


viernes, 19 de septiembre de 2014

El testamento


Ya estamos a mediados de septiembre, mes de fiestas patrias y del testamento. Este es el momento perfecto para acercarse a su notario de confianza y aprovechar los descuentos para redactar su última voluntad. ¡Y que importante es!

Si ya tiene algo de valor que heredar a sus hijos, a sus nietos, a alguna amistad, etc. y quiere asegurarse que cada uno reciba lo que usted desea necesita un testamento notariado.

El primer paso es identificar todas sus posesiones como muebles, pinturas, joyas, propiedades, terrenos, automóviles, artesanías, objetos con valor sentimental, etc.

Ahora haga también una lista de sus cuentas bancarias, inversiones, acciones, fondos, Afore y seguros. Es importante que sus documentos financieros estén actualizados y que estos muestren los nombres completos y el porcentaje correspondiente que recibirá cada beneficiario.

Tenga presente que muchos créditos cuentan con seguros, por ejemplo, el crédito hipotecario, la tarjeta de crédito y el crédito de automóvil. Si usted llega a fallecer y no existe algún otro responsable por el adeudo, el seguro cubrirá el resto del saldo del crédito y el bien material pasará a las manos de quien(es) usted haya designado.

En todos sus documentos e identificaciones oficiales vigentes, asegúrese de que aparezca su nombre completo y su firma; estos deben de ser los mismos en todos sus documentos y contratos, de no ser así, actualícelos.

También infórmele a sus seres queridos que sean los beneficiarios que les va a dejar algo y mantenga en orden los documentos correspondientes en un lugar seguro pero de fácil acceso.

Estos pasos les facilitará la existencia a nuestros herederos al momento de gestionar los bienes y dineros que haya dejado para ellos. Recuerde que no tiene sentido heredar problemas. Nuestros seres queridos ya tendrán bastante con que cargar con el duelo, el sepelio, etc.

Si es empresario, su compañía es parte de su orgullo y de su herencia. Sé que es desagradable pensar en que todos nos iremos algún día, pero nuestro legado puede perdurar más que nuestro cuerpo físico, por ello necesitará además de un plan de sucesión empresarial.

El plan le ayudará a que la persona que usted designe a tener los conocimientos y habilidades necesarias para mantener la empresa a flote.

Este “know-how” que hay que transmitir, asegurará no sólo que la empresa continúe hacia adelante, sino que salvaguardará los empleos de muchas personas cuyas familias también dependen de la empresa.

Este plan de sucesión hágalo y fírmelo ante notario.

Recuerde que si se casó bajo el régimen de sociedad conyugal, los bienes pertenecen a ambos por partes iguales, aún cuando sólo aparezca uno de ellos como titular o dueño. En este caso es muy importante que ambos hagan su testamento, ya que así, cada quien puede disponer de las cosas que le corresponden.

Piense también con cuidado a quién nombrará como albacea; esta persona tendrá como función principal la de vigilar que se cumpla el testamento.

Por último, si tiene hijos menores de edad, es vital que se nombre a un tutor. Esta persona será quién velará por los intereses de sus hijos hasta que hayan cumplido la mayoría de edad.

Las personas que funjan como albacea y tutor deben de estar enterados y de acuerdo con las responsabilidades que asumirán en caso de ser necesario. Como en todo, platicando, se entiende la gente.



lunes, 25 de agosto de 2014

Las tres claves para evaluar un crédito

1.- Los intereses

En un crédito una empresa te entrega el dinero para realizar un proyecto. La clave aquí es que la entrega de estos recursos tiene un precio que se conoce como interés. Esto quiere decir que cubrir un crédito implica pagar la cantidad que nos entregan más los intereses acordados.

El interés o tasa de interés de un crédito se expresa en un porcentaje. Para entenderlo con más claridad, supongamos que obtienes un crédito personal de $10 mil pesos que debes cubrir en 12 meses con un interés de 10% anual. La cantidad total que tendrías que pagar sería de $11 mil pesos.

El interés es uno de los primeros puntos en los que debemos fijarnos al revisar un crédito, pues muestra la cantidad adicional que será necesario pagar. Podemos decir que representa el costo del crédito.

Un punto importante es considerar si el interés es fijo o variable. Si el interés es fijo tendremos la certeza de que el costo del dinero que recibimos no variará durante el plazo que tengamos para pagarlo. Esto puede ser muy útil para organizar nuestro presupuesto, pues no habrá cambios que nos hagan pagar más intereses que los previstos inicialmente y el pago mensual, quincenal o semanal que debemos realizar no sufrirá alteraciones.

En cambio, si el interés es variable, el costo de nuestro crédito puede modificarse cuando cambien las condiciones del contexto. El interés puede subir o bajar. Desde luego si sube será mayor la cantidad que deberemos cubrir para pagar nuestro adeudo, y si baja, esta cantidad será menor.

2.- Costos adicionales

Además del interés, un crédito puede tener algunos otros costos. Por ejemplo, una tarjeta de crédito puede tener una cuota anual; un crédito hipotecario puede tener una cuota por costos de investigación, etc.

Se trata de tarifas para cubrir los gastos y trámites que el crédito implica o de cuotas por servicios que acompañan al crédito. Así que, si ya conoces el interés de un crédito, ahora debes fijarte muy bien si hay costos adicionales.

Este punto es importante porque puede haber un crédito de interés bajo que tenga muchas cuotas y comisiones que terminen haciéndolo más costoso que un crédito de interés mayor. Esto quiere decir que para saber exactamente el costo completo de un crédito necesitas sumar los intereses más las cuotas.

3.- El plazo
Además de los dos puntos anteriores, es importante fijarse muy bien en el plazo del crédito. Por ejemplo, supongamos que el precio de un coche es de $207,400 Si deseamos adquirirlo a crédito el interés es de 12%. Se requiere un enganche de $20 mil pesos y la empresa otorgante ofrece dos opciones de plazos para completar el pago: 48 y 60 meses.
Los pagos mensuales que tendrían que realizarse en estas opciones son:
·        48 meses: $5,480.38
·        60 meses: $4,749.19

Aquí viene lo importante. Con en el crédito a 48 meses pagarías un total de $263,000 mientras que en el crédito a 60 meses pagarías un total de $284,951. La diferencia es de $21,893.

Como puedes ver, cuando el plazo es más corto, la cantidad que debe pagarse cada mes es mayor, pero la suma total que se pagará por el crédito es menor.

Al contrario, cuando el plazo del financiamiento es más largo, la cantidad que debe pagarse cada mes es menor, pero la suma total que se pagará  por el crédito es mayor.

De acuerdo a la situación de cada persona un plazo mayor o menor puede resultar más o menos conveniente. Lo importante es tener claro que al alargar el plazo aumentará la cantidad total que será necesario cubrir por el crédito.

Ahora sólo falta que hagas bien tu presupuesto para elegir el crédito que más se ajuste a tu perfil, necesidades y bolsillo.

Recuerda, antes de buscar un crédito conoce tu situación crediticia, es gratis una vez cada doce meses, por favor ingresa a www.burodecredito.com.mx

jueves, 31 de julio de 2014

¿Tu patrimonio está protegido?


El patrimonio más importante que todos podemos tener, sin contar a la familia, es nuestra casa. Por ello, hay que asegurarla con un seguro contra daños a casa habitación el cual te protege ante los siguientes riesgos:

·        Incendio, rayos y/o explosión de la vivienda.
·        Terremoto o erupción volcánica.
·        Fenómenos hidrometeorológicos (avalanchas de lado, granizo, heladas, huracán, inundaciones, golpe de mar, marejadas, nevadas y tiempos tempestuosos.
·        Robo y/ o asalto.
·        Responsabilidad civil.


Antes de contratar una póliza de seguro compara y asegúrate que cubra los riesgos que necesites; documenta tus pertenencias y verifica que la información de la póliza sea correcta. Luego, guarda de póliza en un lugar seguro pero a la vez accesible. Junto a ella, resguarda las escrituras de tu casa y las fotografías del inventario. De preferencia coloca estos documentos en una bolsa de plástico que tenga un cierre a prueba de agua.   

Ojo, si tienes un crédito hipotecario o automotriz, contarás con diversos seguros como parte del producto financiero; es importante que leas tu contrato para identificar las coberturas y saber qué hacer en caso de que necesites usarlas.

Recuerda que los seguros no son un lujo, sino una necesidad y que estos, además de protegerte a ti y a tus bienes, te ayudan a cuidar tus finanzas personales, permitiéndote tener recursos para continuar con el pago de tus créditos y otros compromisos, lo que a su vez te ayudará a mantener un historial crediticio sano y atractivo en Buró de Crédito.


Te invitamos a conocer el servicio de Alertas Buró,  para que recibas alertas sobre cualquier movimiento que exista en tu historial crediticio, ingresa a http://www.burodecredito.com.mx/alertas-info.html

martes, 8 de julio de 2014

Quiero volver a tener un buen historial crediticio, ¿cómo le hago?

¿Te has atrasado en los pagos de tus créditos y quieres volver a tener un buen historial de crédito y no sabes cómo hacerlo? La respuesta es poniéndote al corriente; es decir pagando lo que debes. Si no te alcanza acércate o llama a la institución que te otorgó el crédito y diles que necesitas una reestructura o una quita.

Si buscas rápidamente una solución a tu problema de impago y negocias directamente con quien te prestó una reestructura o una quita se pondrá una clave de observación en tu historial crediticio que indica que no pagaste conforme a lo originalmente pactado, pero - y aquí está lo importante - que tuviste la iniciativa de pagar a como diera lugar.

Recuerda que el negocio de dar crédito está basado en una buena medida en la confianza. Lo que tú quieres es que tu historial de crédito genere confianza ante los otorgantes de crédito, confianza en que vas a pagar los financiamientos que pidas.


Te recomendamos obtener tu Reporte de Crédito Especial, para que conozcas el comportamiento de pago que tienes o tuviste con cada otorgante. En un solo documento podrás tener un panorama de todos los créditos que manejas y de ahí partir para acercarte a los otorgantes con quien tienes adeudos.

Ingresa a www.burodecredito.com.mx, elige Personas y luego Reporte de Crédito Especial.



lunes, 16 de junio de 2014

REGRESAMOS

¡Hola comunidad bloguera!

El Blog oficial de Buró de Crédito está nuevamente de regreso con nuevos y mejores contenidos para que conozcas todo sobre tu Reporte Crédito y otros productos que tenemos para ti.

Como es tradición, continuaremos atendiendo todas tus dudas para orientarte correctamente.

Además, estaremos subiendo útiles consejos para que puedas manejar tus finanzas y créditos de una manera fácil y efectiva.

Quédate con nosotros y ¡pasa la voz!

Cuando quieras contactar a Buró de Crédito usa siempre sus canales oficiales: