martes, 9 de julio de 2013

¿Qué hay que considerar antes de firmar un crédito hipotecario?



Un crédito hipotecario, es un préstamo a mediano o largo plazo para la compra de una vivienda.




La propiedad adquirida a crédito queda en garantía a favor del otorgante del crédito (por ejemplo, del banco) para asegurar el cumplimiento del crédito.

Antes de pedir tu crédito hipotecario toma en cuenta las siguientes cosas:

1.- Realiza tu presupuesto familiar considerando como base tus ingresos fijos. A ese monto réstale tus gastos mensuales (incluyendo tus compromisos crediticios actuales) y los dineros destinados al ahorro y la inversión.
2.- El monto de crédito que te vayan a prestar depende de tus ingresos, de compromisos y comportamiento crediticios, tu edad, etc.
3.- Elige bien el plazo de tu crédito y ten en cuenta que la mensualidad variará dependiendo del plazo.
4.- Dentro de la gama de créditos hipotecarios vas a encontrarte con dos tipos básicos: pago o mensualidad fija y creciente. El de pago fijo es aquél que la mensualidad no varía en todo el plazo del crédito. El de pago creciente es aquél en el que la mensualidad se incrementa un porcentaje fijo al año. Pide que te simulen el crédito para ver cómo se comportan los diferentes factores como la relación precio-tiempo-monto de préstamo y elige el que más te convenga.
5.- Es muy importante que leas y comprendas el contrato de crédito hipotecario antes de firmarlo. En el encontrarás las cláusulas generales, seguros, penalizaciones, comisiones, etc.
6.- Salvo en algunos esquemas de co-financiamiento en conjunto con otra institución del gobierno, los bancos te prestarán cierto porcentaje del valor del inmueble (según el avalúo que ellos realicen). Si te prestan, por ejemplo, el 85% significa que necesitarás un enganche del 15% para completar el precio de la casa.
7.- Recuerda incluir en tu presupuesto otros costos importantes como los gastos notariales, el avalúo y la comisión por apertura en caso de que esta última exista. Contempla también los gatos de mudanza y equipamiento de la casa; así como los costos del predial y de mantenimiento.
8.- Busca la propiedad que se ajuste a tus necesidades, considerando que la plusvalía dependerá de la ubicación de la propiedad, del tamaño, del desarrollo de la comunidad, así como de los materiales de construcción con los que la propiedad fue hecha.
9.- Compara las ofertas en el mercado y pregunta si por ser cliente de una institución eres sujeto a algún esquema preferencial.
10.- Una vez que obtengas tu crédito, págalo puntualmente para conservar un buen historial en Buró de Crédito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.