jueves, 24 de noviembre de 2011

Dale crédito a tus proyectos.


Dar crédito es creer o tener confianza. Cuando buscamos un financiamiento necesitamos mostrar a las empresas otorgantes elementos que les permitan confiar en que pagaremos adecuadamente en caso de que aprueben nuestra solicitud. Nunca sabemos cuándo vamos a requerir recursos frescos para impulsar nuestras metas. Por eso es importante que estemos preparados para darle crédito a  nuestros proyectos en el momento oportuno. Algunos elementos que nos ayudan a hacerlo son:

Construye un historial sano. Una parte muy importante del cálculo que hacen los otorgantes para establecer las probabilidades de que pagues adecuadamente se basa en lo que has hecho en el pasado, es decir, en cómo has pagado tus créditos anteriores. Si has sido puntual en los pagos y has mantenido un nivel de deuda equilibrado, el otorgante tiene elementos para visualizar que si te da crédito ahora tendrás un comportamiento semejante. De igual modo, si has tenido retrasos de pago frecuentes y te has endeudado demasiado, los otorgantes tienen elementos para considerar que si te prestan, también presentarás retrasos de pago o endeudamientos elevados y eso puede complicar que te autoricen el crédito.

Por eso es importante que desde ahora comiences a crear buenos antecedentes en el manejo del crédito, pues de ese modo conformarás un historial crediticio sano que te ayudará a tener mayores probabilidades de obtener financiamientos.

Planea y organiza tus recursos. A veces nos pasa que todavía faltan unos días para el final de la quincena y ya no tenemos dinero, y lo peor es que no sabemos  bien en qué lo gastamos. Por eso es necesario tener una herramienta que nos permita ejercer control sobre nuestros recursos.

Un presupuesto escrito es un instrumento clave para sacar el máximo provecho a nuestro dinero. Suena demasiado obvio, pero pocas personas dedican realmente una tarde a calcular los ingresos  de cada mes y asignar los recursos para cada tema de acuerdo a su importancia. Aun cuando al principio nos cueste trabajo cumplirlo estrictamente, contar con un presupuesto y tenerlo a la vista constantemente nos permitirá tener un punto de referencia para compararlo contra el uso real que hacemos de los recursos, y con ello nos estimulará a ser más disciplinados.

Además, desarrollar la habilidad de seguir cuidadosamente un presupuesto será de especial utilidad para manejar adecuadamente un nuevo financiamiento, pues nos permitirá organizar nuestros recursos para cumplir puntualmente con los pagos.

Entra a la página www.burodecredito.com.mx para conocer tu Reporte de Crédito Especial (es gratis una vez cada 12 meses) y para consultar Tu Asesor, una herramienta que te guía para elaborar un presupuesto.

martes, 22 de noviembre de 2011

Pisa el acelerador de forma segura



El crédito funciona como un acelerador que nos permite adelantar la obtención de metas económicas importantes para nosotros. Gracias al crédito podemos obtener en el presente, por ejemplo, un nuevo equipo de cómputo y aprovechar sus ventajas desde ahora mientras pagamos por él a lo largo de un periodo razonable. Sin el crédito, tendríamos que esperar varias semanas o meses hasta que lográramos acumular la cantidad suficiente para adquirirlo.

Por eso es importante estar preparado para favorecer nuestro acceso a este acelerador y para manejar con seguridad desde el primer momento la velocidad que genera. Algunos pasos que nos ayudan a lograrlo son:

Resuelve tus gastos mensuales sin ocupar el total de tus ingresos. Si aun no cuentas con   créditos, una buena manera de irte entrenando para cuando llegue el momento de manejar un financiamiento es cubrir desde ahora todos tus gastos de un mes sin utilizar el total de tus ingresos. Así irás desarrollando la habilidad de organizar tus recursos para disponer cada mes de una cantidad que te permita cubrir el pago de un financiamiento. Puedes iniciar evitando usar el 10% de tus ingresos y avanzar poco a poco para ver hasta donde puedes llegar.

Arma un presupuesto. Oímos con tanta frecuencia esta recomendación que  a veces nos parece irrelevante, pero la diferencia que permite generar es verdaderamente sorprendente. Haz la prueba y verás que un presupuesto personal te facilita resolver tus gastos mensuales sin ocupar el total de tus ingresos. Además te permite concentrar tu dinero en los elementos verdaderamente importantes, evitar que se disperse en cosas de menor relevancia y apartar mensualmente recursos para el ahorro.

Integra un historial crediticio sano. Para favorecer el acceso a financiamientos necesitas mostrar a las empresas otorgantes que cumples adecuadamente con los compromisos de pago que has asumido y tienes un nivel de deuda equilibrado. Si aun no cuentas con un crédito puedes contratar un plan de telefonía celular o un servicio de televisión por cable y pagarlos puntualmente a fin de formar buenos antecedentes de pago.

Si ya manejas financiamientos, además de pagar puntualmente, es importante mantener un nivel de endeudamiento equilibrado que te permita contar con margen para enfrentar una emergencia o para cubrir los pagos de un nuevo crédito. Para lograrlo, analiza los detalles con calma antes de aceptar una nueva oferta de financiamiento y busca dejar un porcentaje disponible en los límites de crédito de tus tarjetas.

Para seguir de cerca cómo avanzas en la integración de un historial sano consulta  tu Reporte de Crédito Especial en www.burodecredito.com.mx . Es gratis una vez cada doce meses.